online pharmacy
TALLARINES CON CONEJO
FacebookTwitterDel.icio.usDigg

Tallarines de conejo


Este es uno de los mejores ejemplos sobre cómo el paisaje explica los platos de estas sierras. Tradicionalmente en cada cortijo se cultivaban rodales de cereal para el consumo doméstico. Los almendros salpicaban los campos de cultivo. En el corral de cada casa, o en un rato de caza, siempre se encontraba un conejo que echar a la cazuela.

El paisaje tradicional era un mosaico de pequeños cultivos de cereal que salpicaban los montes y los bosques. La gastronomía se alimentaba de los ingredientes de ese paisaje, en el que tampoco faltaban huertos de temporada de donde se obtenían otros sabores y olores como el de la hierbabuena. Así, según la estación del año, se añadían judías verdes de esos huertos o níscalos del monte.

Tanto se relaciona este plato con el paisaje, que cuentan que la carne del conejo a veces se sustituía por la de ardilla (hoy especie protegida), sabor que ya nunca se incorporará a este plato.

INGREDIENTES

½ kg. de onejo troceado
1 kg. de patatas
2 Tomates maduros
1 Pimiento verde
2 Hojas de laurel
6 Dientes de ajo
10 Almendras
Perejil
Hierbabuena
Sal

PARA LA MASA DE LOS TALLARINES

200 grs. de harina
1 dl. de agua
3 grs. de sal

ELABORACIÓN

Refreímos el conejo por espacio de diez minutos. Le añadimos las patatas, el pimiento verde troceado, el tomate partido y el laurel. Lo dejamos refreir y le echamos un majado con los ajos, el perejil y las almendras. Le agregamos dos litros de agua y dejamos cocer.

Hacemos la masa y la estiramos con un rodillo, dejando láminas lo mas finas posibles. Incorporamos. Cuando estén en ebullición, dejamos cocer. Sazonamos con hierbabuena y rectificamos de sal.

 

Planifica tu viaje, navega por la web y añade al cuaderno tus contenidos