online pharmacy

EL BOSQUE DEL NORTE DE EUROPA QUE SE QUEDÓ EN EL SUR

Existe en el sur un lugar tan parecido al norte que, tal vez, sientas el impulso de comprobar en tu mapa que estás en la luminosa Andalucía. Durante la última glaciación, los hielos polares avanzaron empujando los bosques del norte de Europa hacia el sur. Después, cuando el clima se templó, casi todos ellos volvieron a sus lugares de origen. ¿Era posible que a un bosque del norte le gustase tanto su nuevo hogar en el sur que se quedase para siempre? En el verde y fresco bosque de Las Acebeas, entre grandes acebos y avellanos, comprobarás que ese milagro ha ocurrido.

Si después de recorrer los extensos pinares de esta zona quieres desemboscarte y ampliar tus horizontes, sube al Navalperal, al Puntal de la Rayuela o al Cambrón y te verás a ti mismo sobre un mar de montañas cubiertas de árboles. Además, a veinte minutos de Siles tienes uno de los parajes más visitados de la mitad meridional de España: el espectacular Nacimiento del Mundo en la cascada de la Cueva de los Chorros, en el vecino Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de La Sima.

Pero la zona norte del Parque Natural se distingue por la variedad de sus paisajes. Aquí, el hombre y la naturaleza han tejido desde siempre una alianza que se manifiesta en un armónico mosaico bosques y olivares. Por eso, muy cerca de las agrestes montañas, encontrarás suaves lomas cubiertas de olivos y pequeños pueblos y aldeas tradicionales.

Para adentrarte en esa cultura a la vez agrícola y forestal, puedes visitar dos imprescindibles centros de interpretación. En Siles, podrás conocer los viejos oficios de la montaña en el Centro de Visitantes El Sequero. Y en Génave está el Centro de Interpretación del Olivar Ecológico, cultivo en el que este pueblo ha sido pionero.

Para completar este gratificante panorama de diversidad, a muy poca distancia de los límites del Parque Natural te sorprenderá el paisaje de las últimas estribaciones de Sierra Morena, donde, en otoño, pueden verse con facilidad grandes grupos de ciervos entregados al rito de la berrea, en despejadas dehesas y montes cubiertos de encinares y matorral mediterráneo.

 

Planifica tu viaje, navega por la web y añade al cuaderno tus contenidos