online pharmacy
Primavera
FacebookTwitterDel.icio.usDigg

PRIMAVERA: ESPÁRRAGOS, ORQUÍDEAS Y GOLONDRINAS

Flor

A medida que la luz se agiganta y los aires se templan, la vida se apodera de los olivares y alcanza enseguida la sierra. Ven y goza con todos tus sentidos de unas sierras que se ven habitadas por el verde hasta el último rincón, y donde el agua construye y vivifica unos paisajes cargados de energía.

Goza el olfato con aromas de flores, de pinos, de tierra húmeda y tibia; el oído, con el rumor de las hojas recién brotadas en los árboles y movidas por la brisa, con el correr de las aguas nuevas en arroyos y fuentes, con el concierto de las aves en plena reproducción; el tacto, con la fresca tersura de la hierba; el gusto, con el sabor de los espárragos silvestres o las setas de primavera; y la vista, con paisajes jugosos punteados de flores rojas, blancas, malvas y amarillas.

En las zonas bajas, se cubren de amapolas los baldíos, oculta sus espinas la aliaga con un manto de dulces flores amarillas y estallan las jaras en una avalancha de pétalos blancos y rosas. En la montaña, la violeta nos regala su aroma sutil y la enorme flor de la peonía, de color fucsia, atrapa nuestra mirada sorprendida. Madreselvas, lirios silvestres y orquídeas (de las que en el parque natural tenemos nada menos que 52 especies de las 80 que hay en la Península) compiten en la sofisticación del diseño de sus flores. Los helechos despliegan su fronda, mientras las nogueras, los arces, los olmos y los robles se visten de verde.

Tanta abundancia de polen y de néctar hace omnipresente el zumbido de una pléyade de insectos que se atiborran antes de ser, a su vez, presa de las aves. Entre las muchas especies de mariposas que podemos contemplar destaca la la isabelina, escasa y bellísima habitante de los bosques de pino laricio, la más grande de las mariposas europeas.

Leer más...

 

Planifica tu viaje, navega por la web y añade al cuaderno tus contenidos