online pharmacy

Puerto de Tíscar

Añadir al Cuaderno de Viaje
Puerto de Tíscar

El Puerto de Tíscar no sólo es el escollo montañoso que hay que salvar para ir al Santuario de Nuestra Señora de Tíscar, patrona histórica del Adelantamiento de Cazorla y ahora de Quesada, y uno de los más emblemáticos símbolos religiosos de estas montañas. Es un paraje agreste, con unas vistas espectaculares, donde es fácil avistar a la cabra montés, un rincón cargado de historia y naturaleza. Dejando el vehículo en las zonas habilitadas de aparcamiento en el mismo puerto, dando un pequeño paseo llegamos a un torre vigía medieval, la Atalaya del Infante Don Enrique (s. XIV), un excelente mirador, con unas vistas a las que por nada en el mundo debemos renunciar si nos encontramos allí.


Desde la torre vigía podremos contemplar unas panorámicas que nos van a ayudar a conocer mejor el entorno. Mirando hacia el sur un gran barranco, que recibe el mismo nombre que el puerto, comunica el collado con el estepárico Valle del Guadiana Menor. El barranco se estrecha al final en un pórtico rocoso, que sirvió para que los árabes construyeran el fortín del Castillo de Peña Negra. Una vez expulsados los mulsulmanes, los nuevos ocupantes levantaron el Santuario de Tíscar sobre las murallas de la fortaleza. Mirando a poniente, al frente se levanta la Peña de las Carboneras, una de las cumbres de la más pequeña y coqueta unidad orográfica del macizo montañoso: la sierra de Quesada, que alberga numerosas pinturas rupestres de arte levantino, consideradas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Al norte nuestra vista se pierde en el mar de olivos de la campiña jiennense, que como olas en un temporal, se adentra agresivo en las faldas de la sierra de Cazorla, cuya alineación se ve clara a la derecha del olivar. Al mirar hacia oriente, nuestra vista se para, inevitablemente, en el Picón del Rayal (1.834 m de altitud), primera elevación importante de la Sierra de Cazorla desde el sur e impresionante mole caliza que presenta un cortado vertical en su cara norte. El topónimo Rayal era sinónimo de frontera en la Edad Media y el torreón en el que nos hallamos nos recuerda que este espacio fue frontera con el Reino Nazarí de Granada durante casi tres siglos.

 

Te sugerimos…

  • Es recomendable llevar prismáticos y rastrear con ellos los crestones calizos que se ven, sobre todo, en la mitad norte del paraje, pues es bastante fácil la observación de la cabra montés. También es un buen punto para avistar aves rapaces en vuelo.
  • Justo en mismo puerto está la Fuente de las Carboneras, un buen lugar para refrescarnos. Si el caño estuviese seco, circunstancia habitual en el verano, siguiendo el carril que parte llaneando desde la misma fuente, llegamos a la Casa Forestal de Las Carboneras y, tras el edificio, encontraremos otro manantial.

 

LOCALIZACIÓN

El Puerto de Tíscar es el punto más alto de la vía A-6206, la serpenteante carretera de montaña que une Quesada con los dos pueblos más meridionales del Parque Natural: Pozo Alcón e Hinojares. Para llegar a este bello collado, si partimos desde Quesada, a la salida seguiremos rectos, obviando a la derecha el desvío a Huesa (hay un indicador hacia el Puerto de Tíscar), hasta culminar la subida, unos 8,5 km más adelante, donde encontramos una señal indicando el paraje y la altitud. Desde Hinojares (a 18 km) y Pozo Alcón (a 23 km) hay que tomar la A-6206 en sentido inverso al anterior, siempre dirección a Quesada en todos los cruces.



RSS Feeds

Planifica tu viaje, navega por la web y añade al cuaderno tus contenidos